En mi infancia, rayando el lienzo en blanco encontraba imágenes que creaba de flores monumentales, piernas y brazos tan delgados como un palo, nubes sonrientes, y más. Así transmitía lo que pasaba por mi mente y lo que entendía de mi entorno. Mi madre me preguntaba qué era lo que había hecho y yo le explicaba como si entendiera el mundo de pies a cabeza, pensando que las cosas eran como yo me las imaginaba. Por esto la Serie Mundos es como me imagino un mundo en el que viviera.