Para la realización de esta obra me inspiré en el material usado más comúnmente y muchas veces impuesto por el educador en el aprendizaje motriz, la crayola. Encontrando el camino, trata de un niño queriendo salir de ese muro impuesto entre la infancia y la adultez, llevando en la mano un dulce que es una representación del gusto de muchos de los niños hacia el dulce y lo cual significaba que querían pasar del muro aun llevando sus gustos hasta el otro lado. En esa época quería hacer una metáfora de mi salto entre la infancia y la adultez, mostrarndo que comenzando mi adultez aun podía llevar mi niño interior y reflejarlo en mis obras.